Monográfico de focus stacking (II). Equipo

Seguimos con el monográfico de macro extremo y focus stacking. Como avisamos en la primera entrada, este es un campo bastante complejo para el que necesitamos dominar al menos la fotografía clínica básica y el modo manual de la cámara. Si no controlas esto perfectamente – y utilizar el modo manual no es simplemente seguir una receta que te dijo alguien que sabía mucho, si no saber por qué estás utilizando esos valores – es preferible que mires sus correspondientes entradas en el blog primero.

Esta entrada será más larga de lo normal, pues se trata de un tipo de fotografía muy alejado del resto y que necesita de mucha aparatología especial.

Al igual que en el resto de fotografía odontológica, la cámara es lo menos importante, se debe invertir en objetivos y raíles, y en menor medida en iluminación. La iluminación en esta especialidad es tan o más importante que en la fotografía convencional, pero por suerte es relativamente barata, unas lámparas del IKEA serán suficientes. El equipo necesario por tanto será el siguiente:

Lentes de aumento

Son lentes que se colocan delante del objetivo. No vamos a hablar de ellas, porque las de calidad cuestan como un objetivo macro, y las baratas no valen para nada. No son recomendables. La excepción serían las lentes Raynox, pero no las hemos probado todavía.

Objetivos macro

Lo primero que necesitaremos será objetivos. La mayor parte de los que hemos visto en anteriores entradas, nos ofrecen como mucho, aumentos 1X (1:1). Esto significa que la imagen que se crea en el sensor tiene el mismo tamaño que el objeto fotografiado, es decir, 1 mm del objeto fotografiado abarca 1 mm en el sensor. Sin embargo, en la fotografía macro extrema se buscan más aumentos, aunque en dental no se suela pasar de 10X y se suele jugar entre 2X y 8X. Esto es debido a que un diente realmente es bastante grande y a poco que aumentemos no cabrá entero en el encuadre. Sólo cuando queramos sacar un detalle pequeño o un objeto de menor tamaño, como una fresa, nos interesarán aumentos superiores a 5X. Al igual que en fotografía clínica, utilizaremos objetivos macro, al permitirnos enfocar de cerca, distorsionar poco y ser muy nítidos y luminosos.

tubo-de-extension1

Los tubos de extensión

Son unos anillos que se colocan entre el objetivo y la cámara. Nos permiten enfocar mucho más cerca, y gracias a ello, conseguir más aumentos. Además, como están huecos, no afectan a la calidad de la óptica (aunque al lograrse tanto aumento, se notan más los fallos). Sin embargo, aumentan la distancia focal, disminuyendo la luminosidad, y deberemos compensarlo.

Nos permiten alcanzar aumentos de 2X-3X, pero nos pueden servir para fotografía dental, que no necesita demasiados aumentos. Por desgracia, salvo los macros destinados a fotografía extrema, que son capaces de ofrecer hasta 5X aumentos sin anillos, la calidad obtenida se resiente, porque se apreciará mucho más cualquier defecto propio de la lente. Pero siendo tan baratos, están muy bien para empezar, sin invertir demasiado en equipo. Puedes conseguirlos aquí para Canon y Nikon

anillo inversor

Los anillos de inversión

Estos anillos, a diferencia de los anteriores, no separan apenas el objetivo de la cámara, por lo tanto no perderemos luminosidad. Con ellos podemos montar el objetivo al revés a la cámara, lo cual, por como funciona la óptica, nos permite enfocar de muy cerca y lograr gran aumento. Por desgracia, a diferencia de los anteriores, estos casi nunca mantienen los contactos del objetivo, que nos permiten variar la f. Por ello, salvo que utilicemos objetivos manuales, siempre saldrán las fotos con el número f más bajo que alcanza el objetivo y la profundidad de campo será muy reducida. Tendrás que averiguar el diámetro de rosca de tu objetivo antes de comprarlos. Uno de los objetivos más utilizados en fotografía macro extrema de 1X a 4X es precisamente un objetivo invertido, concretamente un objetivo de ampliadora: el Componon-S 50 mm/f2.8. Al ser manual, nos permite cerrar a f4-5.6, que es donde mejor funciona. Se puede conseguir en Ebay, pues está descatalogado, cuesta unos 60-120€ según el modelo y el estado.

Una desventaja de estos objetivos es que para conseguir mayores aumentos, normalmente es necesario un fuelle, por lo tanto aumenta el precio.

canon

Objetivos macro extremos

El más conocido es el Canon MP-E 65 mm. Tiene una construcción excepcional y la mayor calidad de todos los objetivos macro extremos. A cambio es bastante caro, cuesta 1000€ y, a diferencia de la mayor parte de objetivos macro, no sirve para retrato, únicamente para fotografía macro, ya que no permite enfocar a más de 25 cm (y diría que prácticamente sólo sirve para macro extremo). Va de 1X a 5X aumentos, por lo tanto, la mayor parte de las veces será necesario el apilado de enfoque para conseguir una profundidad de campo razonable. Puedes conseguir el Canon aquí.

Existen alternativas más baratas, pero no tan contrastadas. Por lo tanto no las comentaremos, ya que existen alternativas decentes todavía más baratas que estas, y de comprobada efectividad.

microscope-objective-a4x-v

Objetivos de microscopio

Llegamos a la joya de la corona, los objetivos de microscopio. Se caracterizan por ofrecer gran calidad en toda el área de la imagen, pues con los anteriores, exceptuando los macros extremos, se pierde mucha nitidez en las esquinas. Son bastante luminosos para el aumento que dan y además algunos son muchísimo más baratos que los macros extremos.

El que más hemos probado, el Amscope 4X Plan, cuesta apenas 17$ (más gastos de envío). Pese a ello ofrece una calidad de imagen enorme, sin llegar a la del MP-E 65mm, pero no se queda tan lejos y en algunas cosas le supera -como en la aberración cromática (y cuesta 50 veces menos). Como su nombre indica, tiene un aumento de 4X, aunque podemos variarlo con fuelles y anillos de extensión. Esta es una de las desventajas de los objetivos de microscopio, tendremos que unirlos de alguna forma a la cámara, a una determinada distancia. Para ello utilizaremos anillos de extensión, el Amscope por ejemplo ofrece sus 4X y su mejor calidad de imagen a 160mm de la cámara. Si reducimos la distancia, obtendremos menos aumentos, si la aumentamos, lograremos más aumentos. Pero en ambos casos la calidad será inferior a si lo utilizamos a 160mm. Para comprarlo, lo ideal es utilizar la web oficial de Amscope, porque hay objetivos chinos que son idénticos por fuera pero la óptica no es la misma, y son imposibles de identificar hasta que haces una foto con ellos.

El motivo de utilizar los anillos de extensión, es que existen dos tipos de objetivos de microscopio: los finitos y los infinitos. Los finitos hacen confluir los rayos de luz a una distancia determinada (en este caso 160 mm), en los infinitos sin embargo los rayos salen paralelos y nunca se forma imagen por si sola, es necesario añadir una lente que haga confluir los rayos. Los infinitos son los utilizados habitualmente por la gente que se dedica a esto, ya que ofrecen más calidad, pero pueden ser un poco más engorrosos de manejar. Por ello con el Amscope utilizaremos adaptadores de RMS, que es la rosca del objetivo, a m42 (otro tipo de rosca). Con anillos de extensión tipo m42 lograremos unos 150mm y los 10mm restantes nos los dará el adaptador de m42 a la montura de nuestra cámara (EF en Canon, F en Nikon, E en Sony…).

Hay que tener en cuenta que esto es así con cámaras mirrorless, e incluso ahí nos estaremos pasando 15-18 mm, porque los 160 mm deben ser hasta el sensor, no hasta la montura. De la montura hasta el sensor en Canon hay 44 mm, por lo que sería recomendable utilizar sólo dos anillos de extensión para tener un tubo de unos 110-120mm, si queremos utilizar la focal ideal del Amscope (160 mm).

Lomo-3-7x-

Otra opción sería el Lomo 3.7X, con un poco menos de aumento que el Amscope, pero algo más de calidad, más pequeño (por lo tanto más manejable) y una f más baja. Cuesta el doble que el Amscope. Como desventaja, a diferencia del Amscope, el Lomo no es capaz de cubrir todo el sensor full-frame, deberemos utilizarlo únicamente en sensores APS-C. El Nikon BD Plan 10X también es una muy buena opción, con mayor calidad, y precio todavía por debajo del de un buen objetivo macro (se va a 200€). Hay Nikon más baratos, pero no suelen dar tan buen resultado. Cuidado con los objetivos de segunda mano, muchos tienen rallas de haberlos estrellado contra el portaobjetos con el microscopio.

fuelle

Fuelles

Como hemos dicho, aunque los objetivos ofrecen su punto óptimo de calidad a una determinada distancia focal, siguen trabajando de forma correcta a distancias diferentes. Si cambiamos esta distancia, podremos variar los aumentos, lo cual es muy útil para no tener que estar cambiando objetivos continuamente. Para ello existen los fuelles, que son como un cilindro o rectángulo de paredes flexibles que se puede estirar o contraer, de esta forma podemos conseguir la distancia a la cámara que queramos. Además, suelen tener una construcción más sólida que los anillos de extensión, por lo tanto, ayudarán a reducir vibraciones. En la próxima entrada indicaremos cómo las vibraciones más mínimas (por ejemplo, un camión pasando por la calle) pueden arruinarnos la foto.

La única desventaja que tienen es que son bastante caros, llegando a costar más de 300€, aunque de segunda mano se pueden conseguir por 100-150€. Se recomiendan los de Canon FD (montura analógica) por ser muy robustos y relativamente asequibles, pero deberás utilizar un adaptador de montura FD, tanto para la cámara, como para el objetivo.

lámpara

Iluminación: lámparas

Puedes utilizar de dos tipos, flash o luz continua. A diferencia del resto de fotografía dental, donde recomendábamos no utilizar nunca la luz continua salvo para vídeo, aquí solemos utilizar luz continua por la facilidad que nos ofrece para iluminar y por ir conectada a la luz. Concretamente utilizamos dos lámparas tipo IKEA con brazo de cisne y pinza que nos permite colocarlas en cualquier posición, de forma mucho más fácil que con los flashes. Estas lámparas además nos permiten cambiar los LED, a diferencia de otras más baratas, pudiendo utilizar otros de mayor potencia y una temperatura de color más parecida al flash (normalmente, al ser lámparas de lectura, suelen venir con una temperatura muy baja).

Esta es precisamente la mayor ventaja del flash, que su luz abarca todo el espectro electromagnético visible, a diferencia de los LED (al menos de los baratos). Esto puede suponer alteraciones en los colores, pero la verdad es que nosotros no hemos notado diferencia alguna. Por lo tanto, quizá no es algo tan importante, especialmente cuando aquí buscamos una fotografía más artística y no tanto una fidelidad absoluta con la realidad. Si te es necesaria una gran precisión del color, deberás invertir en LEDs corregidos para representar todo el espectro o utilizar flash (y seguramente utilizar una tarjeta de blancos). De todas formas, ya hace un tiempo que existen bombillas dicroicas LED, que están bien corregidas.

Iluminación: difusores

En fotografía macro extrema, el uso de difusores ya no es sólo algo artístico, si no prácticamente imprescindible. Al apilar las fotos, los reflejos fuertes pueden confundir al programa que estemos utilizando y crear imágenes digamos “difíciles de ver”, con brillos extraños. Por ello intentaremos utilizar siempre luz suave.

La suerte es que la suavidad de la luz depende del tamaño relativo de la fuente de luz respecto al sujeto a fotografiar. Como fotografiamos objetos pequeños, los difusores no necesitan ser demasiado grandes, utilizaremos simplemente placas de metacrilato blanco tamaño A4. Las puedes conseguir en cristalerías y tiendas de rótulos.

rail

Raíles

Llegamos por último al accesorio que es prácticamente exclusivo de este tipo de fotografía, los raíles. Existen de dos tipos: milimétrico y micrométrico. En el milimétrico la precisión que tenemos es de un milímetro o menos, como su nombre indica. Por ello, tan sólo nos sirven para posicionar la cámara y el objeto a fotografiar.

Para realizar el horquillado de enfoque – es decir, las decenas o centenares de fotos necesarias para conseguir un diente totalmente enfocado tras el procesado – necesitaremos una precisión que oscila entre 10 y 150 micras, considerando un aumento como máximo de 10X. Esta precisión sólo se puede encontrar en los rieles micrométricos y, como es obvio, son bastante más caros que los anteriores.

Dentro de los micrométricos se pueden dividir según su precisión, que como hemos dicho será de 10 micras si queremos alcanzar 10X aumentos. Pero también se pueden dividir en dos tipos:

  • Manual: debemos dar una vuelta manualmente al tornillo cada vez que realicemos una foto para avanzar la cámara y realizar la siguiente. Puede valer si vamos a hacer pocas fotos, pero cuando vamos a realizar decenas, lo único que conseguiremos es frustrarnos y abandonar esta especialidad, por lo rollo que puede llegar a ser.

  • Automáticos: son controlados electrónicamente, a veces incluso desde una App de móvil y se encargan tanto de mover, como de disparar la cámara. Simplemente tendremos que definir la fotografía de inicio y la de final, y la precisión que queremos conseguir en micras. Te permiten irte a tomar un café durante los 10-20 minutos que tarda en realizar todas las fotografías. Esto obviamente supone que son los más utilizados y también normalmente los más caros.

De los automáticos baratos, uno bastante recomendado es el wemacro, que nos permite controlarlo desde el móvil y nos permite utilizarlo sin problemas hasta 8X. Por especificaciones debería funcionar bien hasta 10X, pero no es así. Otro raíl famoso sería el stackshot.

Resumiendo…

La fotografía macro extrema supera los aumentos que nos pueden proporcionar los objetivos macro convencionales, al menos por sí solos.

Por lo tanto deberemos utilizar accesorios que nos permitan aumentar la magnificación, por ejemplo los anillos de extensión u objetivos para fotografía macro extrema.

Los objetivos de microscopio son una alternativa muy barata a objetivos más especializados.

La profundidad de campo es tan reducida que deberemos realizar decenas de fotos para quedarnos únicamente con la parte enfocada de cada una. Para ello es necesario un raíl micrométrico.

La iluminación es tan o más importante que en la fotografía clínica. Por suerte será la parte más barata del equipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .